ARCILLAS EN EL PROCESAMIENTO DE MINERALES DE COBRE

Las arcillas son minerales que poseen una granulometría menor a 4 micrones y que se generan de forma natural debido a alteraciones fisicoquímicas producidas por agentes de meteorización.

Las características geológicas y asociaciones minerales de alteración de los pórfidos cupríferos en Chile implican la presencia de minerales arcillosos como la caolinita, illita, montmorillonita, moscovita, clorita, actinolita entre otras.

Estas arcillas pueden generar efectos negativos a la hora de concentrar minerales de cobre.

En proceso de flotación, provocan una reducción en la flotabilidad de minerales, por otro lado, en el proceso de lixiviación generan aglomerados que impactan en la recuperación de cobre.

Esto incide en que algunas operaciones mineras requieran generar un modelo de arcillas para poder realizar sus actividades de forma óptima, utilizando distintas técnicas para mitigar los efectos adversos de los minerales arcillosos en sus operaciones.

Una forma de determinar qué tipo de arcillas están presentes en el yacimiento es mediante un análisis por microscopía Qemscan, en donde se pueden detectar elementos minerales asociados como por ejemplo a filosilicatos como el talco y la pirofilita, arcillas que poseen flotabilidad natural al igual que la molibdenita, lo que dificulta su separación en la flotación selectiva de molibdeno.

En AVR Consultores contamos con un equipo de experiencia para determinar, analizar y recomendar soluciones a los problemas producidos por las arcillas en las distintas etapas de concentración de minerales.

Autor: Gonzalo Parada

1 comentario en “ARCILLAS EN EL PROCESAMIENTO DE MINERALES DE COBRE”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.