FORMACIÓN DE UN DEPÓSITO MINERAL

Un depósito mineral presenta ocurrencias minerales o de elementos de interés, su estudio se asocia a la disciplina de la geología económica. Estos depósitos pueden incluir recursos metálicos y no metálicos, pero deben contar con un tamaño y ley suficiente para que, en circunstancias favorables, presenten un potencial económico. Un depósito mineral luego de ser examinado y comprobado tener un tamaño, ley, accesibilidad, como para iniciar la producción y presenta una rentabilidad se denomina yacimiento.

La mineralización de un depósito mineral está relacionada a los procesos que la generan, los cuales pueden ser procesos hipógenos o supérgenos. En los procesos hipógenos o primarios, la mineralización se genera a través de proceso internos de la Tierra (procesos endógenos). Y los procesos supérgenos o secundarios, la mineralización se genera por procesos que ocurren en la superficie terrestre (procesos exógenos), los que afectan a cuerpos ya mineralizados como lo es la oxidación, meteorización, descomposición y la formación de nuevos minerales estables a las condiciones del ambiente en la superficie. La mineralización tanto de mena como de ganga se pueden formar de manera singenética, es decir, simultáneamente al proceso de formación de las rocas que la albergan o, de forma epigenética, posterior a la formación de sus rocas huéspedes.

Los depósitos minerales de menas son concentraciones de elementos útiles que se pueden explotar con un beneficio. Como todas las rocas de la corteza, también están formados por procesos geológicos, pero existen ciertos requisitos geológicos para que se forme un depósito mineral:

  1. Debe contar con una fuente que albergue los componentes de mena como metales y ligantes. Los metales derivan en gran parte del manto o la corteza por fusión parcial y lixiviación asociada con los líquidos. Los ligantes pueden proporcionarse de fuentes similares o desde la atmosfera, la hidrosfera y la biosfera.
  2. Tener un mecanismo de transporte para los componentes que deben llegar al sitio del depósito de mena y que permita una concentración apropiada o elimine componentes que no sean mena. El transporte se realiza principalmente por transferencia de masa y movimiento de fluidos. En la superficie y aledaña a esta, los procesos biológicos también pueden concentrar y transportar componentes del mineral o eliminar componentes que no minerales. Los fluidos hidrotermales son un medio de transporte importante para muchos sistemas de mena. En la corteza superior los fluidos son típicamente más calientes que las rocas que atraviesan y en las que depositan sus menas, tienen pH y eH variables y pueden cargarse con agentes complejantes metálicos, incluidos los de Cl- y HS-.
  3. Existir un proceso depositacional (trampa) que fije los componentes en el cuerpo de mena como minerales de mena y ganga asociados. Está depositación de mineral de mena ocurre debido a cambios en los parámetros fisicoquímicos que incluyen temperatura, presión, pH, potencial redox y concentración total de ligandos. Estas variaciones se asocian a procesos como la adición de componentes por contaminación, separación de fases, enfriamiento a través de un gradiente de temperatura, disminución de la presión, mezcla de fluidos y reacción con las rocas huésped.
  4. Poseer un mecanismo de preservación o proceso geológico que permita una preservación del depósito. Existe una gran variedad de procesos geológicos que pueden cumplir con los requisitos esenciales para la formación de depósitos y la concentración de los elementos de mena, por lo que solo se deben dar las condiciones favorables para las variables fuente, transporte y depósito.
  5. La existencia de ENERGÍA es fundamental en este sistema porque debe colaborar con el mecanismo que transporte, está puede ser termal, gravitacional o deformacional. Además, debe existir una ESTRUCTURA a nivel de la corteza donde se emplazará y acomodará el elemento o mineral.

La mayoría de los depósitos metálicos generados a partir de fluidos magmáticos se pueden clasificar en depósitos tipo pórfido, depósitos tipo skarn, depósitos de reemplazo de carbonatos, depósitos de Greisen o depósitos de brechas y vetas.

Referencias

  • McQueen, K. G, 2005. Ore Deposit Types and Their Primary Expressions, CRC LEME, Australian National University, Canberra, ACT 0200 and School of REHS, University of Canberra, ACT 2601.
  • MAKSAEV, V. 2001. Reseña Metalogénica de Chile y de los procesos que determinan la metalogénesis andina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.