Pórfidos Cupríferos

Los depósitos tipo pórfido se encuentran en zonas orogénicas tales como Los Andes de Chile y Perú, La cordillera de Canadá y las regiones del pacífico suroeste como Filipinas, Indonesia y Papua Nueva Guinea.

Los pórfidos se encuentran en márgenes convergentes de placas y arcos magmáticos ligados a el proceso de subducción y dentro de estos, se encuentran los pórfidos de Cu-Mo que se generan en márgenes continentales activos, los pórfidos de Cu-Au en arcos de islas, los pórfidos de Mo en la parte interna de arcos magmáticos hacia el sector del continente y los pórfidos de Sn-W en el trasarco.

Los pórfidos cupríferos son la fuente principal de cobre, contribuyendo con más de la mitad de todo el cobre de mina del mundo, y también son una fuente importante de oro, como también son la fuente más importante de molibdeno y renio. Además, se recupera plata, tungsteno, estaño, plomo y zinc en algunas operaciones.

Son depósitos de gran tonelaje y baja ley, la cual es el parámetro fundamental para delimitar sus dimensiones. De acuerdo con su tonelaje por lo general cuerpos que cuentan con 50 a 500 millones de toneladas de mineral presentan leyes promedio de 1% de Cu y 0.02% de Mo, pero también existen casos como en Chile donde algunos depósitos presentan más de 1000 millones de toneladas con leyes mayores a 1% de Cu. Dependiendo de su contenido metálico de mena es posible subdividir los tipos en pórfidos de: Cu-Mo, Cu-Au, Cu, Au y Mo.

Debido a sus bajas leyes la minería sociada a estos depósitos debe ser de bajo costo y esto se logra mediante un proceso minero masivo que no sea selectivo, siendo explotados en forma de rajo abierto lo que produce menos costos en la operación en comparación con la minería subterránea.

Su nombre deriva a que se asocian frecuentemente con rocas ígneas intrusivas con fenocristales de feldespato en una masa fundamental cristalina de grano fino. La textura porfídica en las rocas indica que los magmas intruyen y luego cristalizan cerca de la superficie, debido a su naturaleza relativamente poco profunda se denominan intrusivos epizonales. Por lo general existen varios cuerpos de rocas intrusivas relacionados con el emplazamiento de varios pulsos, asociado a lo anterior también se presentan enjambres de diques y cuerpos de brechas. Tanto los intrusivos como las rocas caja muestran un fracturamiento fuerte o pervasivo.

La formación de estos depósitos involucra procesos magmáticos como la segunda ebullición o ebulición retrógrada, donde el agua y otros volátiles saturan un magma residual producto de la cristalización de los minerales, la cual va en aumento al igual que el volumen de agua disuelta en la masa fundida silicatada.

Las dos franjas metalogénicas más jóvenes de pórfidos cupríferos de Chile son las con mayor importancia desde el punto de vista económico debido al número, volumen y ley de los yacimientos en ellas. Ejemplos de depósitos de pórfidos cupríferos en la franja metalogénica del Eoceno Superior-Oligoceno Inferior son Collahuasi, Chuquicamata y El Salvador, entre otros. Y de la franja metalogénica del Mioceno-Plioceno son Río Blanco, Los Bronces, El teniente, entre otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *